TIPS Guía rápida

El acabado final de nuestro trabajo dependerá de preparar adecuadamente las superficies, si son porosas (madera, yeso, pladur, etc.) conviene aplicar previamente una selladora para cerrar el poro, con esto ahorraremos pintura y lograremos una mayor adherencia.

 

Realiza una prueba y deja que se seque para comprobar que el color te gusta.

 

Si vas a realizar una mezcla de colores, prepara de una sola vez toda la cantidad que vayas a necesita.

 

Remueve la pintura con movimientos circulares y hacia arriba con un objeto plano (nunca con la brocha que vamos a utilizar para pintar).

 

Si utilizas un bote empezado y se ha formado una película en la superficie, elimínala por completo, de ser posible colando la pintura con una tela de nylon.

 

Sigue siempre las instrucciones del fabricante en cuanto a la dilución de la pintura. Como norma general se empleara agua como diluyente para pinturas plásticas y esmaltes; y disolventes o aguarrás para esmaltes sintéticos o grasos. Respeta siempre las proporciones recomendadas en el envase.

 

Emplea materiales de buena calidad.

 

No sobrecargues nunca la brocha. Empaparla de pintura hasta la mitad de los filamentos y escurrirla en el borde de la cubeta es lo mas adecuado.

 

Extiende la pintura en capas delgadas para evitar que se cuartee.

 

Deja secar totalmente la pintura o barniz entre una mano y otra.

 

Procura pintar con las ventanas abiertas para favorecer el secado de la pintura y evitar emanaciones peligrosas.

 

Al finalizar el trabajo, limpia perfectamente los bordes y la tapa del envase para evitar la formación de películas. Si el envase se ha deteriorado y no permite un cierre hermético, pasa el producto a otro envase (por ejemplo un tarro de cristal)